Fundado el 21 de agosto de 1988 en David, Chiriquí. República de Panamá

domingo, 25 de septiembre de 2011

"El ser chiricano" conversatorio en Culturama...



Encontrar la aristas que conforman la realidad profunda y trascendente de una sociedad es un esfuerzo superlativo que requiere del aporte noble y exigente de hombres y mujeres comprometidos con la interpretación de las fuerzas espirituales y materiales que originan y proyectan las dimensiones del ser.  
En este afán,  que se traduce en un proceso  por definir la identidad,  aparecen las manifestaciones del ser como fenómeno abstracto  e integral. 

Definir los orígenes, evolución e identidad del ser chiricano es una tarea y un compromiso para establecer los principios vitales de nuestra existencia.
El viernes 30 de septiembre de 2011, en la Casa de Culturama, se realizará el primer conversatorio sobre el tema: “El ser chiricano”, coordinado por el licenciado José Chen Barría, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá (FUDESPA), con el objetivo de esbozar y analizar algunos conceptos históricos, sociológicos, psicológicos, antropológicos, folklóricos y filosóficos en torno a la identidad del chiricano, para recopilarlos en una próxima publicación.

Esta actividad es gratuita y se verificará a las siete de la noche en la Casa de Culturama, en la Avenida 6ta. Este, la Calle del Fresco en el Casco Antiguo de David.
Informes en el 730-4010

miércoles, 21 de septiembre de 2011

JUAN B. GOMEZ, LA DIGNA TERQUEDAD...

Paco Gómez Nadal
paco@prensa.com

Chiriquí es un lugar extraño. Esta provincia de Panamá se considera nación y se comporta como tal. Para seres orgullosos y comprometidos con lo suyo y, como en el caso de algunos, con lo universal. Juan B. Gómez era uno de esos personajes.

Las biografías de Juan B. Gómez, que alguna saldrá si la justicia tiene pluma, dirán que era periodista. Yo, que lo conocí hace dos años y medio en el estudio de radio que parecía su hogar, diría que era un ser humano.
Esta redundancia no lo es. Y no lo es porque estamos en tiempos de deshumanización, de seres animados (y algunos animales) sin alma que los conmueva y sin causas que los hagan caminar. Un ser humano, si lo es, busca el conocimiento y ansía la honestidad; se reconoce en los Otros y pelea cuando la justicia o la dignidad es pisoteada.

Conocí a Juan B. Gómez de la mano de Milagros Sánchez Pinzón, otra de esas chiricanas que hace patria con la pluma. Y Juan B. no se pavoneó ni me restregó sus 60 años de trabajo periodístico, sino que, en un acto de humildad, se interesó por mi débil caminar, por mis torpes líneas. A partir de ahí, la confianza reforzada cuando descubrimos que nos interesaban temas similares.
Con Juan B. Gómez se ha ido uno de los apoyos fundamentales de los activistas chiricanos que luchan por la conservación del ambiente en la provincia más amenazada por hidroeléctricas y proyectos descabezados. Juan B. Gómez, que se pudo haber beneficiado de publicidades o platas manchadas de espanto, apostó por su provincia y por su gente. Denunció con esa autoridad moral que te da el tiempo y una vida en la que no hay trapos sucios escondidos bajo las palabras.
Ha muerto después de vivir y de luchar. Y eso no hay mucha gente que lo pueda decir. Una muerte así sólo se tiene cuando la vida de uno ha sido digna. Me temo que la de él lo fue. No significa que yo coincida con todo lo que él pensaba ni que compartiéramos los mismos anhelos, pero es que para respetar no hace falta ser igual, sino comprobar que el Otro es limpio, que el otro busca el bien, sea desde la posición ideológica o espiritual que sea.
No es Juan B. Gómez el único héroe cotidiano que yo he conocido en Chiriquí. Nombro solo algunos.
Roger Patiño y Melva Miranda, esa pareja incansable, ilusionante, necesaria… Roger ha cabalgado, caminado y luchado por Chiriquí desde hace décadas y, ahora, en un trabajo poco conocido en la capital del país, junto a Melva siguen rescatando y potenciando el patrimonio cultural de cada uno de los municipios de la provincia al tiempo que arrancan al Estado con terquedad infinita infoplazas para lugares donde, de no ser por ese esfuerzo, no llegaría ni un cable.  Roger también fue el creador, en 1988, del semanario Culturama que, hoy, con Milagros Sánchez al frente, es un dinamizador de la vida intelectual de los chiricanos.
Antonio Singh y su empeño en mantener la calidad y la apuesta del Boquete Jazz Festival, sin la fama ni el apoyo que tiene Danilo Pérez, pero con esa quinta energía que los chiricanos sacan de la tierra y las raíces.
Raquel Coba de Boyd, Yaritza Espinosa, Javier Grajales, Ezequiel Miranda o tantos otros ecologistas que han salido de veredas y barrios, han dejado la comodidad de la familia y han incomodado a las mismas para lucha por sus ríos, por sus montañas, por sus comunidades. Es una tarea dura y desagradecida pero sin gente como ellos, seguro, el mundo sería peor.

Faltan muchas y muchos en esta pequeña lista, pero me parecía justo que Juan B. Gómez se vaya con un último empujón a sus gentes y a sus causas. Se ha perdido parte del patrimonio de dignidad de Panamá y 2011 ha sido un mal año para esa cuenta de ahorros imprescindible en cualquier sociedad. Se me vienen  ala mente otros dos luchadores fallecidos este año: Esteban Durán, el viejo activista Naso que plantó su alma frente a las indignas máquinas de Empresas Públicas de Medellín y ante la vergonzosa corrupción de los políticos de Bocas del Toro y Panamá; y Raúl Leis, pluma y mente fundamental para entender este país y activista incansable en la construcción de un país más justo y equitativo (por cierto, les recomiendo visitar el hermoso homenaje que está construyendo su hijo Raúl Alberto Leis Arce en la red: http://www.raulleisr.com). Que la paz que buscaron todos les acompañe ahora en su regreso a la tierra.
 * Foto de Paco Gómez Nadal al recibir en el Festival de Antaño de Dos Ríos, Dolega, su cédula de chiricano.

martes, 20 de septiembre de 2011

QUIERO SER COMO BECKHAM...



"Una película que provoca emoción e invita a la reflexión, la tolerancia y la celebración del mestizaje. Y con su imaginativo, inteligente y cálido instinto, Chadha aborda con humor y emoción las expectativas culturales fomentadas hoy hacia la mujer" (Beatrice Sartori: Diario El Mundo)

Jess  tiene 18 años y sus padres quieren que sea una encantadora y convencional chica india. Pero ella solamente quiere jugar al fútbol como su héroe, David Beckham, la estrella del Manchester United. Un día, la descubre Jules una chica de su edad que la invita a unirse al equipo de fútbol femenino local, lo que la obligará a viajar para jugar en otras ciudades. Las dos chicas se hacen amigas. Pero los padres de Jess no entienden por qué no estudia Derecho y aprende a cocinar en vez de jugar al fútbol. No entienden por qué no puede parecerse a  su hermana mayor, que está prometida con el hombre adecuado. Sin embargo, ella sólo sueña con jugar en la liga de fútbol de Estados Unidos.

El lunes 26 de septiembre el semanario Culturama proyectará esta hilarante y diferente producción inglesa, dirigida por el indio Gurinder Chadha, a las siete de la  noche. Donación B.1.50, en la casa de Culturama, en la Avenida 6ta. Este, la Calle del Fresco en el Casco Antiguo de David.




jueves, 15 de septiembre de 2011

JUAN B. GOMEZ, EL PERIODISTA DEL ESPIRITU LIBRE...


 Por: Milagros Sánchez Pinzón
El laureado periodista Juan B. Gómez Amador nació el 21 de agosto de 1931 en David, Chiriquí. Sus padres fueron Abel Gómez Araúz y Blanca Amador de Gómez.
Realizó estudios primarios en su ciudad natal y finalizó los secundarios en el Nido de Águilas.  Ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Panamá, pero no terminó la carrera.

Durante diez años prestó servicios en el Ministerio de Relaciones Exteriores, actividad que le permitió ejercer la diplomacia en Argentina, España, Suiza, Brasil y Hong Kong.

De regreso a su país, en 1970, se dedicó por entero al periodismo. El 9 de noviembre de ese mismo año inició su Radioperiódico Impacto, con un horario de 6:30 a 7:00 p.m. en Radio David, propiedad de Francisco Moncada Luna.  Luego de cuatro años en esta emisora, se trasladó el informativo a La Voz del Barú, regentada por la firma de Guillermo Tribaldos (hijo), y Lorenzo Esquivel, bajo la gerencia de Rubén Darío Samudio.  Entonces, Impacto se emitía en dos horarios: 7:30 a.m. y 6:30 p.m.

Entre 1976-1977, Impacto se trasladó a la emisora de Osman Ferguson y el 5 de diciembre de 1978 llegó a Radio Chiriquí, donde permanece hasta el presente. Este programa ocupa uno de los primeros lugares en sintonía en el nivel provincial.
Don Juan mantuvo por más de treinta años su columna periodística “Al margen de los temas”, en diferentes medios. Escribió numerosos ensayos sobre temas diversos y sus artículos fueron reproducidos en diarios y revistas de otros países. Su primer libro, también denominado Al margen de los temas, fue editado en los años setenta y tuvo una segunda edición en la década del ochenta.

Juan B. fue declarado periodista del año en varias oportunidades y participó como orador y conferencista en diversas actividades educativas y cívicas.  En 1996 ganó el Premio a la Excelencia Periodística, auspiciado por el Colegio Nacional de Periodistas y el Consejo Nacional del Tabaco, que consistía en una medalla de oro y un premio de 3,000 dólares.

En 2005 editó Mi vida en el periodista, 50 años de lucha, obra que también recoge algunos de sus artículos más destacados en su larga carrera periodística.  Y en 2008, lanzó Compendio de sabiduría y buen humor, que recoge fragmentos de las obras por él leídas y consideradas las más grandes dentro de la literatura universal.   Selecciones complementadas con frases célebres de personajes relevantes de la historia.
Después de apreciar este sucinto recuento de la vida de Juan B. Gómez, nos atrevemos a afirmar que  se trataba del único periodista cultural de la provincia de Chiriquí, ya que tanto su programa radial como sus artículos en la prensa escrita estaban cargados de referencias literarias, anecdóticas y didácticas que reflejan el profundo bagaje intelectual del mismo.

La segmentación que realizó de su  radioperiódico: Para que usted lo sepa, Para hablar y escribir mejor en Español, El consejo del día nos dice, La nota selecta y, finalmente, La fábula del día, implicaban una profunda contribución educativa para sus radioescuchas quienes generalmente  se identificaban con alguna de estas secciones.
 Lo mismo sucedía con sus artículos periodísticos. En éstos las citas, los refranes y las experiencias de los más grandes hombres (de huellas positivas y negativas) de la historia universal fueron vertidos para comparar, aleccionar y reforzar sus planteamientos analíticos en torno a las vivencias cotidianas del ciudadano panameño y del mundo.

En sus obras, Al Margen de los Temas, Premio a la Excelencia y Mi vida en el periodismo,  presentó sus vivencias y puntos de vista de manera extraordinaria y singular.  Estas, que son antologías de sus articulos,   son los archivos de su vida, son retazos de una historia que reflejan el agitado discurrir del escenario humano. La mente de don Juan danzaba en un perpetuo movimiento, tocando diferentes latitudes, diferentes temáticas, diferentes circunstancias. Sobre esta dinámica racional, su agudo y diversificado pensamiento se mezclaba de manera oportuna y magistral con los escritos, ideas y reflexiones de escritores monumentales como Cervantes, Goethe, Ortega y Gaset, Unamuno y otros; logrando de esta forma, relaciones anecdóticas con carácter y coherencia, donde se perfilan descripciones y matices marcadamente intensos.
La versatilidad intelectual del periodista Juan B. Gómez quedó evidenciada al manejar de manera holística la política, la filosofía, la psicología, el nacionalismo, la libertad, la justicia, la grandeza y la bajeza humana, la dignidad, entre otros tópicos. Todos estos temas eran abordados continuamente por este periodista radial y escrito, así como literato, con una prosa versátil y de dimensiones elevadas.
Aunque Juan B., era conocido como periodista y no como filósofo, sus intervenciones radiales y sus ensayos periodísticos estaban impregnados de reflexiones críticas, cuya riqueza filosófica eran propias de un conocedor o estudioso de los problemas de la vida, así como de la búsqueda de sus razones y sentido básico.

            En el quehacer periodístico de don Juan, se encontraban cuestiones profundas e inquietantes, así como un saber estricto y riguroso acerca de las cosas que de una u otra forma afectan la existencia. En ese devenir diario donde se agita el periodista, los artículos de Juan B., sobrevivían con serenidad ilustre y clásica, entre los extremos del existencialismo sartreriano. Se manifestaba con valentía ante las adversidades de la vida provinciana y nacional, cuestionaba con firmeza los hechos, los individuos y los ejes de poder y reconocía con nobleza, la honorabilidad y la grandeza de los hombres y mujeres  de esta tierra o de otras tierras; todo ello amalgamado dentro de un exquisito vitalismo anecdótico.
           
 En un mundo en proceso de cambios y mutaciones constantes, la serena y penetrante pluma de este periodista, hacía periodismo de altura. Su expresión literaria se forjó con espíritu independiente y principios éticos, mostrando los complejos problemas del existir con un destello excluyente y radical; y es que Juan B., a diferencia de los sabios que hacen profesión de saber, era indudablemente un amante de la sabiduría, es decir, un filósofo sin más.
Pero es en torno a la grandeza y a la bajeza, a la justicia y a la injusticia, a la libertad, a la dignidad y el servilismo donde la pluma y el pensamiento de Juan B., adquieieron dimensiones épicas.

Aparecieron  continuamente en las intervenciones radiales y en las galerías antológicas de Juan B. Gómez, los rostros de la justicia, la grandeza, la libertad y la dignidad, rostros  apacibles y diáfanos, respaldados por la razón  y  los hacía asomar con autoridad, delineando los más elevados horizontes de las virtudes humanas.  

Pero Juan B. Gómez también hacía aparecer la parte sombría de los contrarios, los  valores negativos, cuya esencia parece ser el nutriente de una sociedad hedonista y corrupta que él trataba de combatir con su verbo y su pluma.

            Los escenarios que Juan B. planteaba en su mundo periodístico,  eran escenarios reales, los tinglados de la vida, donde diariamente se saborean la amargura y la dulzura, los golpes y las caricias, donde se abrazaban el bien y el mal, generando el odio o el amor de la vivencia individual o colectiva. Estos son los escenarios de las contradicciones, los escenarios del filósofo alemán Inmanuel Kant cuando intenta a través de la razón pura y práctica resolver las realidades existenciales y paradójicas del mundo.
           
Hay muchos y variados ángulos en los que se puede enfocar, analizar o discutir la obra periodística de Juan B. Gómez. No obstante, uno de los fenómenos más importantes en torno a su persona es que él  fue  el periodista que más ha escrito en Panamá durante los últimos cincuenta años. Esto engendra un significado de profundas repercusiones históricas, porque tuvo que escribir por más de veinte años bajo las presiones de la dictadura militar. La  “paz armada” que se respiraba en Panamá, la noche oscura de la Patria, que cayó de 1969 a 1989, fue iluminada esporádicamente por el pensamiento de hombres valientes como Juan B. Hombres que arriesgando sus vidas y seguridad personal, convirtieron su voz y su  pluma en espadas brillantes que rasgaron la absurda oscuridad, lo justo como para haber visto más allá del abismo y darse cuenta de que aquellos tiempos prohibidos eran marcados con las huellas de la miseria y la miserableza emanadas de la fuerza bruta militar. Fuerza que en colaboración con una fauna civil, parásita y servil, tomó al país por asalto, saqueó sus recursos y asesinó sus esperanzas. 
Juan B. Gómez fue, en definitiva, por sus largos años de entrega a la prensa radial y escrita de Chiriquí  y Panamá, el periodista de la grandeza y la libertad, el periodista filósofo del espíritu libre.   Descansa en paz, querido amigo...

miércoles, 7 de septiembre de 2011

MICHAEL COLLINS, el filme...

"Intensa, compleja, dolorida" (Carlos Boyero: Diario El Mundo) 
  
El lunes 12 de septiembre a las siete de la noche, el semanario educativo Culturama estará proyectando la película estadounidense Michael Collins (1996), protagonizada por  Liam Neeson.

Desgarradora, dura, intensa, demoledora, se trata de la historia de Michael Collins (1890-1922)  un líder revolucionario irlandés que luchó encarnizadamente contra la ocupación inglesa de su patria. Con sus jóvenes pistoleros llevó a cabo una serie de atentados que generaron una no menos cruel represión. 

Esta es la historia de un pueblo que luchó por su libertad y del precio que pagó por ella. Está contada como se cuentan las epopeyas, a fuego lento pero con un gran sentido del ritmo.

No se pierda este interesante filme en la Casa de Culturama, en la Avenida 6ta. Este, la Calle del Fresco en el Casco Antiguo de David.  Donación B/.1.50